lunes, 21 de noviembre de 2016

NEVADITOS

Comenzamos ya a preparar nuevas recetas para Navidad y es que en muy pocos días estamos ya metidos en dichas fiestas.
Ya podemos ver en todos los supermercados y comercios los productos típicos de estas fechas... además ya están las luces preparadas y en algunos lugares con su encendido... la verdad es que me parece muy pronto para ello, pero según dicen es para incentivar las compras en Navidad.
En diferentes blog  podemos ver ya recetas típicas de estos días, así que me he animado a preparar alguna y he comenzado con uno de los dulces más fáciles y también de lo que más nos gustan.
Y es que ... quien no se comió un nevadito en navidad...
recuerdo que en mi casa para fechas navideñas teníamos siempre una caja de los famosos nevaditos de la marca zamorana Reglero,
Un bollito hojaldrado redondo y cubierto con azúcar glas.
Un dulce sencillo pero exquisito y que os aconsejo preparar y degustar para estas fechas, por supuesto que sean caseros.
         Feliz semana !!!



Debemos rebozadlos bien en azúcar glas, así nos dará ese aspecto de nevados, de ahí su nombre.


   Cuidado al hornearlos y no pasarnos de cocción, se queman enseguida, cuando veamos que los
        bordes están con un ligero color tostado ya están hechos.


Esta es la marca que antes os hable, para aquellos que no la conocéis. el recuerdo que tengo de ellos es buenísimo, no solo por su sabor sino por recordar aquellos años, que para mí fueron tan felices.
Eso sí, desde que los preparo en casa, ya no entran éstos, aunque tanto me gustaran, pero como los caseros...
Ingredientes:

100 g de manteca de cerdo
250 g de harina de repostería
60 ml de vino blanco
40 g de azúcar
media cucharadita de sal
azúcar glas para rebozar los nevaditos


Elaboración:

Dejamos ablandar la manteca un par de horas, o depende la temperatura ambiente que tengamos, no debemos meterla en el microondas para ablandarla.
En un bol ponemos la manteca, echamos el azúcar, la sal, el vino y mezclamos todo bien.
Agregamos la harina tamizada y volvemos a mezclar de nuevo todo hasta que todos los ingredientes se unan.
Amasar unos minutos y envuelve la masa con film transparente o meterla en una bolsa de plástico.
Dejarla una media hora o algo más en el frigorífico hasta que endurezca la masa y se pueda estirar bien para formar los nevaditos.
Encender el horno a 180º.
Estirar la masa entre film o entre dos papeles de horno y pasar el rodillo por encima dejandola de un centímetro de grosor o un centímetro y medio.
Cortar la masa con un corta-pastas redondo, esa es su forma tradicional, pero podemos cortarla con la forma que queramos.
Colocar los nevaditos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear, dejando un poco de espacio entre ellos.
Con los sobrantes de la masa volvemos a amasar, estirar y volver a cortar, así hasta terminar la masa.
Metemos al horno y horneamos unos 25 ó 30 minutos, según horno.
Sacar y dejar templar un poco y rebozarlos en azúcar glas.
Una vez que esté fríos espolvorear con más azúcar glas.
Al día siguiente de hacerlos están todavía más buenos.
Se pueden guardar en una lata hermetica, aguantan bien, si no se los comen antes.
Están riquísimos y son muy sencillos de preparar.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

PASTEL SALADO DE ESPARRAGOS

Ainssss... menudo problema....tengo una tarjeta con fotos y no se donde la habré puesto, y es que me da por quitar cosas y después pasa lo que pasa... así que esta es la única foto que tenía guardada en el ordenador de esta elaboración...espero que podáis apreciar tan exquisito pastel... solo os puedo decir que quedó riquísimo... y ahora a seguir buscando la tarjeta, que tengo de recetas fotografiadas que ni os cuento.... espero no haberla tirado sin querer...ainssss... voy a seguir rezando a San Honorato....
mientras disfrutar de la receta... ya os contaré....
Me gusta comenzar los fines de semana con platos como éste o  prepararlos en un día especial... seguro que nos ira estupendamente o por lo menos disfrutaremos a lo grande...
Y es que estos pasteles salados suelen gustar, por lo menos a nosotros.
Además podemos prepararlos con cualquier relleno, son fáciles de elaborar, se hacen en un momento y están riquísimos. Que más podemos pedir de un plato.
Aprovecho este bocado tan rico para festejar este día... un año más conviviendo con mi marido... al que quiero tanto o más que el primer año... FELIZ ANIVERSARIO !!! que sean muchos....pero mucho más... gracias por regalarme tus mejores años.... Un enorme beso !!!
            Feliz jornada a tod@s !!!


El pastel lo ví en el blog de Ana , me gustó tanto que lo tenía en anotados y echando un ojo por mi gran libreta de pendientes vi que todavía no lo había preparado, sin duda hay que repetirlo muchas veces, pues es sencillo y está de lo más rico, gracias Ana por compartir tan delicioso pastel.

Ingredientes

1 lámina de hojaldre
2 huevos
1 puerro
1 diente de ajo
espárragos verdes
100 ml. de nata liquida
aceite de oliva
sal
pimienta
queso rallado para decorar

Elaboración

Lo primero que hacemos es encender el horno a 180º.
Preparamos el molde,
mejor que sea alargado y bajo, lo forramos con papel y adaptamos el hojaldre al molde.
Quitamos el sobrante de hojaldre pasando por encima el rodillo.
Pinchamos el hojaldre y colocamos encima papel de horno y garbanzos sobre él, para que no suba.
Horneamos unos 15 minutos.
Sacamos y retiramos los garbanzos. Reservamos.
Le quitamos la parte dura del tallo a los espárragos y los hervimos en agua con un poco de sal durante 5 minutos.
Los sacamos y enfriamos en agua fría. Escurrimos bien.
Troceamos el puerro y el ajo y sofreímos en una sartén con un poco de aceite.
Una vez que estén blanditos, los escurrimos del aceite y reservamos.
Ponemos el puerro en el hojaldre cubriendo la base.
En un bol batimos los huevos con la nata. Salpimentamos al gusto y echamos encima del puerro.
Colocamos los espárragos encima y metemos al horno.
Cocinamos hasta que esté hecho el pastel, unos 25 minutos.
Sacamos y espolvoreamos con el queso rallado por encima.
Quitamos del molde y listo para degustar.

jueves, 3 de noviembre de 2016

CREPES MARROQUIES

Si...siiii... veis bien,
unos crepes marroquies, totalmente diferentes a los que había degustado hasta ahora
y solamente puedo decir que es una exquisitez...
El otro día justito antes de la hora del desayuno llego una chica marroquí al trabajo  con este delicioso regalo...
me lo dio en la mano y me dijo.... "para el desayuno, que lo disfrutes con salud" y se fue, apenas me dio tiempo a darle las gracias...
estaba recién hecho, muy caliente, con una ligera capa de miel casera y envuelto en papel de aluminio...
lo abrí y cuando vi el interior del paquetito, con esa olorcita y tan brillante por la miel, mis ojos se abrieron todo lo que pudieron, se me hizo la boca agua, y solo quería degustar tal delicia...
imposible resistirse a tan delicioso desayuno.
Degusté una pizca y deje apartado por un segundo el paquetito para atender a unos usuarios que se encontraban en el trabajo, nunca antes había deseado que llegara tan pronto la hora del desayuno, pero es que mi mente solo estaba en una cosa.... en esa delicia de crepe.
Deseando estaba de ver a la joven para darle las gracias por tan maravilloso desayuno y para preguntarle por dicha receta, pues esta delicia no se puede perder... mil gracias !!!
Los crepes marroquíes son diferentes, la mezcla es de dos harinas y queda como hojaldrado...
un lujazo para el paladar.
Espero que los preparéis y os deis ese gustazo...
              Feliz fin de semana !!!


       Quedan unos crepes tiernos por dentro y crujiente por fuera. El dulzor de la miel le va divino.

         Quedan ahuecados por dentro como el hojaldre... deliciosossss !!!

Ingredientes

1 taza de harina
1 taza de semola fina, de venta en supermercados, donde están los productos marroquies
y taza con agua tibia, unos 37º
una cucharada de sal

mantequilla y aceite a partes iguales y un poco de sémola fina para formar los crepes

Elaboración:

En primer lugar amasamos la harina, la semola, el agua tibia y la cucharada de sal.
Durante unos 10 ó 15 minutos a mano o con ayuda de algún robot de cocina, nos debe de quedar una masa elástica.
Con la masa formamos bolitas de tamaño de una mandarina y las dejamos reposar sobre una bandeja engrasada ligeramente con aceite y mantequilla una media hora.
Transcurrido ese tiempo de reposo y en la misma bandeja engrasada vamos estirando lo más fina posible las bolitas, Echamos un poco de semola fina sobre la superficie de la masa y vamos dando dobleces, cada vez que doblamos ponemos un poco de sémola sobre la masa.
Igual que cuando se elabora el hojaldre.
Doblamos la masa en forma de paquetito y la colocamos en una fuente, tapamos con film para que no se reseque, hacemos lo mismo con toda la masa.
Dejamos reposar de nuevo una media hora.
Estiramos cada uno de los paquetitos dándole forma de crepe.
Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite  y vamos cocinando cada crepe por ambos lados.
Nos quedará unos crepes jugosos y muy tiernos por dentro y con ese punto crujiente por fuera.
Para terminar colocamos en platos y le ponemos por encima miel como en este caso o algún tipo de mermelada.
Podemos ponerles ingredientes salados si nos gustan más.

lunes, 24 de octubre de 2016

COQUITOS PARA UNA JORNADA CON AMIGOS

Pasar un día con amigos, no tiene precio,pues no está pagado con nada...
Después de buscar una fecha para que todos pudiésemos quedar disfrutamos de un día a lo grande.
Lo que se puede reír, y lo que se puede comer... porque eso sí...comer se come mucho...
El fin de semana parece que se nos pasa diferente si tenemos algún evento y si éste es gastronómico mucho mejor, la de veces que decimos que solamente tomaremos lo necesario... cosa que luego no pasa...
pues todo está tan rico que es difícil no degustar cada uno de los platos que se preparan para tal fin...
La jornada tenía un protagonista más que delicioso, degustar entre amigos unas de los platos tradicionales de nuestra tierra, unas gachas con caldo de pimientos que elaboró nuestra amiga Pili, gran cocinera y que borda estos platos como nadie.
Muchas gracias por estos platos, la próxima una gran paella,
Tras terminar de preparar tres enormes cazuelas nos pusimos manos a ellas y hasta que no le dimos fin no paramos, bueno la verdad quedaron algunas, pero muy pocas,
sin contaros que antes de ellas nos tomamos algún que otro aperitivo, embutidos de la zona, quesos, patatitas, gambas a la plancha, mejillones al vapor, alioli casero, patatas al vapor, quiche, empanada de dátiles...
y no recuerdo de momento alguna cosa más, que sin duda la había...
menos mal que luego nos animamos con unos bailes de zumba y que nos hicieron más fácil la digestión...
para poneros al tanto os diré que se hicieron unos 25 litros de caldo de pimientos y unos 6 kilos de harina....  y que en cuanto a comensales eramos bastantes.

El café de la tarde,  que no podía faltar, merecía un acompañamiento dulce, así que degustamos una tarta de manzana, unos borrachillos fritos, una tarta de yema y unos tentadores bocaditos de coco, riquísimos y super fáciles que os dejo hoy...
y que los preparo nuestra amiga y buena cocinera Rosa... no quedaron ni uno... y eso que comer, habíamos comido... os lo aseguro...
Con tan solo tres ingredientes podéis disfrutar de unos bocaditos exquisitos...
Muchas Gracias por compartir tan delicioso bocado y por supuesto compartir la receta. Mil besosss...
Y si protagonista fueron las gachas con caldo, también lo hicieron estos dulces... los coquitos.
Solo hay que verlos.... para saber los deliciosos que estaban....
Como disfrutamos de cada bocado, quedan muy jugosos por dentro...
                         Feliz semana a tod|@s, espero endulzaros el día !!!

Estos dulces son los que nos acompañaron en la sobremesa, con tarta cumpleaños incluida para una de nuestras amigas que celebraba un año más y que además tuvo alguno que otro regalo ....


Aquí os dejo una de las tres cazuelas que se prepararon, deliciosas gachas que comimos y que nos supieron a gloria, éstos platos no pueden perderse de nuestra gastronomía y nosotros debemos contribuir a que ello no ocurra, preparándolas como tradicionalmente las preparaban nuestras madres y abuelas...
bueno nosotros ya hemos puesto nuestro granito para que ello no ocurra....jjjjj


Para aquellos que no conozcan este plato tradicional Las gachas con caldo de la gastronomía Almeriense, y muy concretamente de nuestra tierra, os diré que se trata de cocer en una cazuela con agua bien caliente la harina  junto con un poco de sal, no dejamos de parar de remover hasta que nos quede una masa espesa y totalmente cocida.
Vamos pegando hacia arriba la masa, por toda la cazuela como vemos en la foto, una vez cocida, eso también es esencial y si dejamos que se nos agarre un poquito la masa en el fondo, sin llegar a quemarse, queda de lo más riquísimo...
Por otro lado en una buena olla hacemos el caldo, que puede ser con pescado o como en este caso sin él, pero con pimientos asados y un ajo picado, algo de guindilla que le da el puntito de gracia al plato.
Este caldo normalmente se suele hacer en crudo, con pimientos secos, tomates, cebolla, aceite, agua, pimentón dulce, ajo y como he dicho anteriormente, pimientos asados, que quedan deliciosos,
Se puede elaborar también con un sofrito hecho con las verduras si queremos potenciar el sabor, dependiendo de cada casa o familia se hace de una u otra forma, con sofrito o en crudo.
Aconsejable comer recién hechas y en la misma cazuela donde hemos cocido la harina, a la cual le ponemos el caldo por encima, una buena cantidad, y a comer.... que ricas... !!!
Imprescindible cuando hay bastantes comensales y poco espacio, coger una cucharada echarse hacia atrás y dejar al siguiente comensal espacio para poder comer, esto es un ir y venir sin parar...
Otro día os pongo esta receta, aunque en el blog ya tengo publicada alguna receta de gachas con caldo...

Momento gachas.... cuando veo las imágenes todavía recuerdo el sabor tan rico que tenían....


Pues como había que abrir boca con algún que otro aperitivo, os dejo parte de la mesa y de los platos que preparamos mientras terminaban de hacerse las gachas, que fueron más, aquí todavía no estaban todos puestos, pero deje aparcada la cámara por un momento, la ocasión lo merecía.
Todo ligerito, como veis...


Y aunque quedar lo hicimos para comernos este tradicional plato de mi tierra, los postres no podían faltar en este evento, ni en ninguno, así que, para el café y tradicionales también de la gastronomía española nos deleitamos con estos coquitos, facilitos de hacer, económicos y deliciosos,
os animo a prepararlos y si los degustáis con amigos o en familia seguro que os saben mejor...

Ingredientes

2 claras de huevo
1 bote de leche condensada pequeño
1 bolsa de coco rallado

y mucho cariño

Elaboración

Empezamos calentando el horno a 150º.
En un bol mezclamos la leche condensada y el coco rallado.  Debe de quedar bien integrado.
Montamos las claras a punto de nieve.
Mezclamos las claras con la leche y el coco con movimientos envolventes para que no se bajen.
Dejamos reposar unos minutos en el frigo.
Forramos una bandeja de horno con papel de hornear.
Hacemos bolitas o tipo rocas, o la damos la forma deseada a los pastelitos y los ponemos sobre el papel dejando espacio entre ellos.
Podemos utilizar una manga con boquilla rizada.
Llevamos al horno y cocinamos hasta que estén doradas, se hacen pronto así que debemos estar pendientes. Cuando veamos que el copete está dorado ya los tenemos.
Sacamos y dejamos enfriar completamente, no tocarlas pues se rompen.
Fáciles... verdad ?, pues ricos más todavía.