lunes, 16 de octubre de 2017

PECHUGA SOBRE PIQUILLOS CARAMELIZADOS Y BECHAMEL

Quien dijo que comer pollo es aburrido.
Todo es cuestión de combinarlo con productos diferentes y de acorde a nuestros gustos.
Hay infinidad de recetas preparadas con este tipo de carne, que es de lo más versátil  y elaborada de cualquier forma siempre tendremos un buen resultado.
Bien podemos preparar un plato con pollo cualquier día de la semana o del año, y si añadimos un ingrediente tan rico como son los pimientos del piquillo el resultado será de lujo, digno para sorprender a tus invitados....
Este plato lo podemos elaborar y quedar bien en cualquier celebración, delicioso resultado y poca dificultad... que más se puede pedir.
Una receta exquisita  y un sabor exquisito aportado por los pimientos del piquillo caramelizados y una suave, sabrosa y ligera bechamel.
Si os animáis contármelo.... e incluso mandarme una foto y la pondremos en esta entrada también.
Feliz semana !!!

Si te gusta el sabor de los pimientos del piquillo, entonces tienes que degustar este sabrosisimo plato donde los sabores se funden, obteniendo un resultado de lujo para el paladar.


En la foto podemos ver alguno de los pasos de esta elaboración.


Esta receta la vi en una revista, no recuerdo el nombre, en su sección dedicada a la gastronomía sencilla y con pollo.

Ingredientes

1 bote de pimientos del piquillo de calidad
2 pechugas de pollo, o lo que es lo mismo, una pechuga entera
aceite de oliva
sal
pimienta molida
2 cucharadas de azúcar blanca
medio vaso de vino dulce

Bechamel

2 cucharadas soperas de mantequilla o aceite de oliva
2 cucharadas soperas de harina de trigo
600 ml de leche o un poco más
sal
una pizca de pimienta molida
una pizca de nuez moscada

Elaboración

Si no tenemos las pechugas fileteadas lo hacemos, pero sin dejarlas demasiado finas. Reservamos.
Preparamos la bechamel.
En una sartén ponemos la mantequilla para que se funda, una vez caliente echamos la harina y la tostamos un poco, salpimentamos un poco, cuando veamos que toma color vamos incorporando la leche templada poco a poco y sin parar de remover.
Vamos añadiendo la leche poco a poco y seguimos removiendo hasta que obtengamos una bechamel ligera, salpimentamos de nuevo si vemos que es necesario y ponemos una pizca de nuez moscada.
Reservamos.
A continuación preparamos los pimientos caramelizados.
En una sartén ponemos los pimientos del piquillo cortaditos, el vino dulce y el azúcar.
Dejamos a fuego suave hasta que se caramelicen. Removemos de vez en cuando.
Colocamos los pimientos caramelizados como base en una fuente de horno. Reservamos.
En otra sartén ponemos una cucharada de aceite y sellamos las pechugas, vuelta y vuelta con un poco de sal y de pimienta molida.
Una vez sacadas de la sartén las vamos colocando sobre la base de pimientos, procurar no montar unos filetes sobre otros.
Cubrimos con la bechamel toda la carne y echamos un poco de pimienta molida por encima.
Metemos la fuente al horno y cocinamos unos 20 minutos, hasta que quede con colorcito dorado.
Sacamos del horno y listo para degustar este sencillo pero sabroso plato.

lunes, 9 de octubre de 2017

PATATAS CON GULAS Y HUEVOS

A quien no les gustan unas patatas con huevos ?
Pocos habrá que un manjar tan sencillo y económico no les agrade... en mi casa les encanta y si además estos ingredientes son de calidad ya ni os cuento... los huevos si son de gallinas felices mucho mejor... la yema deslizandose sobre las patatas...uhmmm.... una delicia...
Esta preparación en mi familia y mis amigos la compartimos hace ya unos cuantos años.
Recuerdo la primera vez que la degustamos fue en un restaurante de mi comarca y a partir de ese momento paso a formar parte de las preparaciones de mi cocina, aún este blog no estaba abierto.
Os lo recomiendo si aún lo habéis probado...
Es un placer gastronómico comer un plato tan sencillo como éste...no necesitamos demasiado tiempo para prepararlo y mucho menos para degustarlo.
Las patatas se hacen confitadas y ese es el tiempo que más tardamos en preparar el plato.
Eso sí... mejor comerlo nada más hacerlo, bien caliente y si es para compartir con la gente que queréis mucho mejor, le va ideal una cerveza bien fresquita o un buen vino tinto... admite todo y como no un buen pan casero.
Si no las conocéis bien estas gulas se elaboran a base de surimi, una técnica de origen japonés que consiste en extraer del pescado parte de su sabor a mar.
Animaros y prepararlo... os va a encantar.
Feliz semana !!!.
Un verdadero manjar disfrutar comiendo este plato... que enriquecido con unas gulas lo hacen más sabroso...

Además podemos acompañarlo con unas lonchas de jamón serrano por encima que le queda de lujo, o unas setas salteadas, pimientos verdes pequeños fritos, o lo que más os guste, todo le queda de lo más sabroso.

Ingredientes

2 paquetes de gulas congeladas
3 ó 4 patatas, que sean de calidad
3 ó 5 huevos, depende los comensales, caseros mejor
aceite de oliva
3 ó 4 dientes de ajo
sal

Elaboración

Lo primero que hacemos es pelar las patatas, si son de calidad mucho más sabroso nos saldrá este plato o cazuela.
Dejamos descongelar mientras las gulas.
Los huevos si están en el frigorífico los sacamos y dejamos a temperatura ambiente.
Una vez peladas las cortamos a lo largo de medio centímetro de grosor y a la vez cada rodaja en bastones finos.
Ponemos una sartén al fuego con aceite de oliva y echamos los bastones de patatas, la temperatura del aceite tiene que ser mas bien baja para que se vayan confitando las patatas.
Echamos un poco de sal, cuando están unos minutos al fuego lo subimos un poco.
Sacamos las patatas y las ponemos a escurrir en un colador.
En ese mismo aceite freímos los huevos uno a uno y les ponemos encima de la yema un poco de sal.
Las yemas deben de quedar poco hechas.
Mientras en otra sartén ponemos dos cucharadas de aceite de oliva e incorporamos los dientes de ajo pelados y laminados.
Una vez el aceite haya tomado sabor y los dientes de ajo tengan algo de color incorporamos las dos guindillas, removemos y agregamos las gulas.
Cocinamos un par de minutos removiendo para que tomen el sabor y apartamos.
En una fuente de servir o como en mi caso en una cazuelita, ponemos las patatas con las gulas envueltas, encima colocamos los huevos fritos y llevamos a la mesa.
Una vez que vayamos a comer rompemos los huevos con el cuchillo y tenedor y envolvemos un poco todos los ingredientes.
Listas para comer estas patatas con gulas que son toda una delicia.

lunes, 2 de octubre de 2017

BERENJENAS CON GAMBAS A LA CREMA .UNA RECETA DE NOVELA

Al final la vuelta se alargado más de lo que creía, las cosas se complican y la salud es lo primero...
así que un  día por otro ya ha pasado el verano y estamos metidos en otoño...
Realmente este mes me gusta, deja ya de hacer calor, que menuda hemos tenido estos meses.. colores marrones y anaranjados cubren las copas de los árboles, llegan al mercado nuevas frutas y verduras... los platos de cuchara apetecen más y sientan de maravilla.... en fin... que esta estación me gusta...

El plato de hoy es una receta literaria, puede leerse en la novela más culinaria de la serie Carvalho "Los mares del Sur ", premio Planeta en 1979.
Amante y conocedor de la buena cocina, Carvalho viaja en Los mares del Sur a la ciudad de Murcia, para darse un homenaje en el restaurante El Rincón de Pepe, un restaurante real muy famoso en los años setenta y ochenta.
Allí Raimundo González le ofrece embutidos de la región murciana, berenjenas con gambas a la crema, perdices a la tía Josefa y leche frita..." Bebió cuatro jarras de Jumilla de la casa y pidió la receta de las berenjenas a la crema".
Este plato es una especie de lasaña pero con berenjena, jamón, gambas y bechamel. Todo un lujo para el paladar.
En la elaboración Montalban introduce la novedad de aprovechar las cáscaras y cabezas de las gambas para realzar el sabor a la salsa, yo en este caso he preparado una bechamel normal, solo con leche, él preparaba un caldo con las cabezas y cáscaras de los crustáceos y lo echaba colado junto con la leche para preparar y potenciar el sabor en la bechamel, vosotros podéis prepararlo a vuestro gusto, en mi caso y al no gustar demasiado el sabor fuerte a gambas he preferido no hacer este paso.
El resultado es realmente delicioso y aunque lleva su ratito, bien merece la pena elaborarlas.

Feliz mes de octubre y semana a tod@s, espero que me hayáis echado un poquito de menos, yo a vosotr@s sí, 
voy a ponerme al día, que me habéis dejado tarea.... Un besazooooo !!!


Si tenéis ocasión prepararla y si tenéis invitados os aseguro que quedarán encantados con el sabor de estas berenjenas con gambas y jamón a la crema.

Parecida a esta receta me la había dado Marta, una chica que trabaja en Mercadona, en otra ocasión tuve la suerte de preparar otra de sus recetas,que también os la he dejado en el blog, y pendiente tiene de pasarme alguna más, 
leyendo el libro Los mares del Sur, vi que las recetas eran semejantes y viniendo de Marta y de la gastronomía murciana el éxito estaba asegurado, así pudieron comprobarlo mis amigos que dieron fe de tan exquisita elaboración, no hay nada mejor que compartir suculentos platos con las personas que quieres.

Ingredientes

2 berenjenas grandes
2 dientes de ajo
1 cebolleta mediana
400 g de gambas
100 g de jamón cortado finamente y en trocitos
2 cucharadas soperas de harina de trigo
medio litro de leche entera
2 cucharadas de mantequilla
aceite de oliva
sal
pimienta molida
nuez moscada
queso rallado para gratinar, yo 4 quesos y emmental

Elaboración

En primer lugar cortamos en rodajas las berenjenas, las ponemos en una fuente y le echamos sal por encima, las dejamos unos 30 minutos para que suelten el agua y pierdan así el amargor.
Lavarlas bien y escurrirlas, ponerlas sobre papel absorbente.
Cortamos el jamón en trocitos.
En una sartén poner aceite suficiente para freír las berenjenas. Echar dos dientes de ajo enteros y sacarlos, con ello aromatizamos el aceite.
Enharinar las berenjenas ligeramente y freírlas, no demasiado, sacarlas sobre papel para que pierdan el exceso de aceite.
Con un par de cucharadas de ese aceite y otras dos de mantequilla preparamos la bechamel.
En primer lugar echamos las gambas, si no están peladas las pelamos y troceamos y las pasamos por el aceite ligeramente, así además tomará un poco de sabor la salsa bechamel.
Cortamos muy pequeñita la cebolleta y la pochamos a fuego lento en el aceite. Salpimentamos.
No nos pasemos en la sal, ya que el jamón aporta sabor salado al plato.
Una vez pochada ponemos las dos cucharadas de harina y las tostamos un poco.
Añadimos poco a poco la leche templada y no dejamos de remover para que no se formen grumos en la salsa. Echamos un poco de nuez moscada.
Cocinamos hasta espesar la salsa, aunque no debe de quedar demasiado espesa, si vemos que está muy espesa añadimos un poco de leche para aligerarla.
Encendemos el horno a 190º.
En una fuente de horno ponemos una base de berenjenas fritas, encima echamos la mitad de las gambas troceadas y la mitad del jamón cortado, ponemos unas cucharadas de bechamel y volvemos a cubrir con otra base de berenjenas, el resto de gambas y jamón.
Cubrimos con la salsa bechamel y ponemos el queso rallado encima.
Metemos la fuente al horno y cocinamos unos 25 minutos o hasta que el queso haya fundido y quede gratinado.
Solo queda sacarlas y darnos un buen homenaje, si acompañamos con un buen vino... el plato es más que delicioso.

sábado, 19 de agosto de 2017

BIZCOCHO CON PEPITAS DE CHOCOLATE

Hola  de nuevo a tod@s... no he vuelto todavía con total normalidad, pero me apetecía saludaros, ya veo que la mayoría de nuestros compañer@s están de descanso, pero hay otros que siguen aportando deliciosos platos, y que poco a poco me pondré al día...
Menudo verano estamos pasando de calor...
No apetece demasiado meterse en la cocina y menos encender el horno, pero como comer hay que comer... pues aprovechamos algún momento de nuestro descanso para preparar algo bien sea dulce o salado...
Hoy os traigo un dulce que preparé antes de que empezara el calor... ya lo he elaborado varias veces, y es que además de sencillo está riquísimo....

Lo bueno que tiene trabajar en un lugar donde compartes tantas horas con personas que también comparten tu misma afición es una suerte, porque al final siempre acabas con alguna receta nueva
y encima si ya está probada, garantía absoluta para un delicioso resultado.
Y eso es lo que ha pasado con la receta que os traigo hoy.
Mi compañera Paqui que es también otra cocinitas como nosotros me ha pasado esta receta, que además de sencilla tiene un sabor muy rico.
Se trata de un bizcocho tradicional elaborado en forma de rosco y relleno con pepitas de chocolate...
una delicia.
Un saludo para tod@s !!! Disfrutar si podéis del descanso estival con la familia y con unas cervecitas bien fresquitas....

El sabor de este bizcocho es riquísimo, ideal para desayuno, merienda o para picar en esos momentos que nos apetece algo dulce....



Ingredientes

3 huevos
la ralladura de un limón
150 g de azúcar
120 de  aceite de girasol
130 de leche semidesnatada
250 g de harina de repostería
1 sobre de levadura
pizca de sal
pepitas de chocolate

Elaboración

Encender el horno a 180 º, calor arriba y abajo.
Forrar un molde, capacidad de 1 litro, con papel de hornear, si es de silicona no es necesario.

Si lo preparamos de forma tradicional
Rallamos la piel de limón y la ponemos en un bol amplio.
Echamos los huevos, azúcar y batimos, añadimos la leche y el aceite y batimos de nuevo.
Agregamos a la mezcla la harina tamizada con la levadura y la pizca de sal.
Mezclamos todo bien e incorporamos las pepitas de chocolate, envolvemos con movimientos envolventes y lo echamos en el molde que tenemos preparado con papel de hornear.
Metemos al horno precalentado y horneamos unos 35 minutos a 180º.
Sacamos una vez cocido el bizcocho del horno y dejamos enfriar.
Listo para disfrutar.

Con la thermomix
Poner en el vaso de la thermomix la piel de limón y el azúcar y triturar 30 segundos a velocidad  5/10 progresivamente.
Añadimos los huevos, la leche y el aceite y 30 segundos velocidad 7
Incorporar la harina tamizada con la levadura y la sal, mezclar 6 segundos velocidad 4.
Poner las pepitas de chocolate y mezclar con una espátula.
Echar la mezcla en el molde sobre el papel de hornear.
Hornear 35 minutos a 180º, comprobar si está hecho.
Sacar del horno, dejar enfriar y delmoldar.