miércoles, 14 de febrero de 2018

BROWNIE DE CHOCOLATES

Seguro que muchos de vosotros habéis celebrado este día del amor... y  Cupido ha entrado en vuestras cocinas dejando suculentos platos para este día tan especial.
Yo me decanto por dejaros un dulce...algo sencillo y delicioso y que se prepare en poco tiempo...exacto...
un brownie de chocolates y aroma de café...
si de dos chocolates y un poco de café.
Un delicioso postre para acompañar y poner broche final a una cena o comida... esa que más de alguna y alguno habéis preparado para esta ocasión con tanto amor.
Lo ideal en esta celebración es no meternos en la cocida durante todo el día... si no disfrutar en la mesa con los que más quieres el mayor tiempo posible... así que vamos a preparar un menú el cual no nos ocupe demasiado tiempo cocinarlo... y este postre es uno de esos que se prepara en poco tiempo y queda deliciosamente rico.

Feliz día y maravillosos carnavales... que en mi tierra se celebran este fin de semana !!!  
y si en las vuestras también... pasarlo estupendamente bien.

Para aquellos que no conocen todavía el brownie, se trata de un bizcocho compacto de marrón oscuro, de ahí su nombre (literalmente "marroncito"), típico de la gastronomía de Estados Unidos, el cual se creó gracias a que un importarte repostero americano olvidó poner levadura entre los ingredientes de su pastel de chocolate.


El interior queda poco hecho...de textura húmeda... característica de este dulce.
No hay que dejarlo cocer demasiado pues quedaría seco el bizcocho.



Lo ideal para esta fecha es presentar una porción en un plato individual acompañado con un poco de nata y unas fresas, o con una bola de helado de vainilla... una salsita de frutos rojos...unos barquillos...


Ingredientes

200 g de chocolate postres
160 g de azúcar
140 g de mantequilla
80 g de harina
2 cucharadas de chocolate en polvo sin azúcar, valor
una cucharadita de vainilla
Una cucharadita de café soluble
2 huevos L
pizca de sal

Elaboración

Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente.
Encendemos el horno a 180º, calor arriba y abajo.
Troceamos el chocolate y lo derretimos al baño maría, o lo derretimos en el microondas en intervalos de 40 segundos, poco a poco y hasta que veamos que podemos remover y esté ligeramente deshecho.
Ponemos en un bol la mantequilla y el azúcar y lo mezclamos bien hasta que veamos que los dos ingredientes se integran bien y el azúcar se deshace.
Si vemos que la mantequilla no está blandita podemos ponerla unos segundos en el microondas.
Mezclamos bien la mantequilla con el azúcar junto a el chocolate derretido.
Tamizamos la harina, pizca de sal, café soluble y cacao en polvo.
Batimos ligeramente los huevos y los echamos en la mezcla del chocolate, por último añadimos la harina tamizada y envolvemos bien todos los ingredientes.
En un molde cuadrado de unos 20 cm. ponemos un poco de mantequilla y encima papel de hornear.
Echamos la mezcla sobre el papel y alisamos la superficie.
Metemos en el horno el molde y cocinamos unos 35 minutos, según horno, en el mío ese ha sido el tiempo de cocción.
Sacamos y dejamos enfriar.
Espolvoreamos azúcar glas y cortamos en cuadraditos.
Se puede servir con helado, nata...sirope... al gusto.

viernes, 9 de febrero de 2018

FABADA ASTURIANA

En estos días donde el frío no falte en nuestra tierra, los platos de cuchara nos saben a gloria bendita, que bien sientan..., y sobretodo si están tan ricos como éste... cada cucharada nos sabe a poco.

Este plato es sencillo de elaborar, su resultado se debe a los ingredientes empleados, que como siempre si son de calidad el plato será de lujo.

Si os gusta la cocina asturiana y tenéis la suerte de contar con ingredientes de primera calidad y de esa tierra, no podéis dejar de elaborar este plato... que en mi caso eran Fabes de la Granja y la receta hecha a fuego lento y cocinada con cariño por mi suegra... que no hay palabras de agradecimiento y cucharadas que consuelen más un estomago vacío, el ver sobre el mármol de mi cocina el puchero reposado y calentito de fabada asturiana.

Si os gusta el cuchareo... degustar cuando podáis unas fabes como éstas... sencillas pero deliciosas...
Una de las recetas más tradicionales de la gastronomía asturiana.


El resultado final es un plato de lo más sabroso, espeso, cremoso y si cocinamos aparte la carne, como en este caso, no estará demasiado graso.


Este plato gana mucho con el tiempo de reposo, así que si lo preparamos de un día para otro, degustaremos una deliciosa fabada asturiana.
Estas fotos están tomadas al día siguiente de su elaboración...
y una imagen vale más que mil palabras...



Ingaredientes

Fabes como medio kilo de buena calidad, o algo más,
     (estas eran asturianas y recién traídas de Asturias)
un buen trozo de tocino salado magroso, que esté curado
2 chorizos, pequeños
2 morcillas, pequeñas
1 trozo de blanquillo
agua
sal, poca

Elaboración

Dejamos las fabes en un bol bien cubiertas solamente con agua durante toda la noche.

Al día siguiente las escurrimos de ese agua y las colocamos en una olla o cazuela ancha y plana, cubriéndolas con agua fría.
Se pone en el fuego la cazuela y cuando rompa a  hervir se tira el agua.
Se vuelve a poner otra vez agua cubriendo de nuevo  las fabes y volviendo otra vez a hervir, ese agua también se la quitamos.
De nuevo comenzamos el cocinado, en la olla ponemos agua hasta cubrir las habichuelas y en esta ocasión le ponemos los trozos de tocino magroso salado cortado a trocitos.
Ponemos un poco de sal, pero muy poco pues el acompañamiento ya aporta sal al guiso. Mejor rectificar al final de la cocción.
Espumeamos el guiso bien unos minutos, hasta que veamos que hemos quitado todas las impurezas que suben a la superficie.
Tenemos cocinando una hora mas o menos, hasta que veamos que están tiernas las fabes.
No debemos arrebatar el fuego, pues deben de cocer a fuego moderado.
En otra olla aparte cocemos el chorizo, el blanquillo y la morcilla, todo cortado en rodajas generosas, no demasiado finas.
Se dejan enfriar los embutidos cocidos y se le echan a la cazuela que tenemos las habichuelas. Podemos poner caldo de cocer las carnes, les aportará sabor y no demasiada grasa a la fabada.
Mezclamos con cuidado las legumbres para que tomen el sabor de los embutidos, simplemente removiendo la olla, sin meter cuchara para no romper las habichuelas.
Dejamos unos 5 minutos a fuego suave o un poco más y ya lo tenemos listo para servir.
Emplatamos las fabes en un plato hondo con la carne por encima.

lunes, 29 de enero de 2018

ARROZ CON CONEJO EN LUMBRE

No se que pasa, pero cuando cocinamos sobre ascuas todo queda realmente riquísimo... carnes, pescados, verduras, y platos tradicionales de cuchara.
Es el caso del plato que os traigo hoy.... un arroz de domingo hecho en chimenea sobre unas buenas ascuas...
El resultado... de lo más delicioso... una suerte disfrutar de estas comidas que siempre nos prepara mi suegra con tanto cariño y que como siempre lo borda.

Este arroz preparado sobre unas ascuas adquiere un color extraordinario, y no os digo nada de su sabor....
Las brasas envuelven con su ligero aroma a humo el arroz con conejo
preparado a la antigua usanza.

Este arroz está elaborado en una paella, sartén metálica ancha, poco profunda, plana y con dos asas...
se que vosotros la conocéis bien....
pero puede ser que algún seguidor no haya oído hablar de ella...
o piense al ver escrito el nombre que nos referimos al guiso popular y conocido internacionalmente y no al utensilio.



Sobre las ascuas cuecen los ingredientes en el agua que va reduciendo y poco a poco cogiendo más sabor.



El arroz coge cuerpo y sabor, que es espectacular, mientras preparamos un aperitivo...



No hay nada más que ver la imagen para saber cual es el resultado final.



No os puedo dejar el plato individual porque ya era mucho dejarles esperar a todos los que allí estaban esperando poder comenzar para degustar tan sabroso plato, pero os podéis hacer una idea.



Los últimos momentos de este guiso no nos dejan ver con claridad su resultado y es que todavía queda acumulado el vapor que desprende recién salido de las ascuas.
Ahora solo queda reposar unos minutos y ponerse a disfrutar de tan maravilloso plato.


Todos los ingredientes están ya preparados junto al fuego.
Hoy se ha cocinado un kilo de arroz, lo equivalente para unas diez personas... os dejo las cantidades para esta paella que bien podéis reducir o aumentar según comensales.

1 kilo de arroz de buena calidad
Aceite de oliva
2 conejos limpios y troceados
1 cabeza de ajos entera
3 pimientos morrones asados(1 rojo, 1 verde y 1 amarillo)
2 tomates maduros
unas hebras de azafrán
6 alcachofas
sal al gusto

Elaboración 


En una paella ponemos un buen chorro de aceite de oliva.
en el aceite caliente se dora los trozos de carne salpimentada y la cabeza de ajos entera.
A continuación se echa el tomate picado para que sude y suelte el agua.
Tiene que reducir totalmente el agua que suelta el tomate, ahí está el secreto de que un arroz salga delicioso... hay que dejarlo que se haga bastante.
Añadimos las hebras de azafrán para que tome color y sabor el guiso.
Cuando vemos que el tomate está bastante sofrito, se le pone un poco de agua a la paila y se raspa con una cuchara de madera el fondo donde tenemos pegado el tomate frito.
Entonces se cubre con agua, la que necesitemos para la cantidad de arroz elegida, al cocinarse en las ascuas pondremos un poco más del doble que de arroz, y se deja hervir.

Le incorporamos unas alcachofas, a las que le habremos quitado las últimas hojas y la parte final que es un poco más dura, en la foto se puede apreciar como las dejamos, el rabito de la alcachofa se deja, que luego queda tierno y está muy rico.
Agregamos también un pimiento morrón asado entero.
Dejamos cocer hasta que veamos que el caldo tiene sabor y la carne está tierna, mínimo una hora.
Probamos y rectificamos de sal.

Una vez que la carne está tierna echamos el arroz a puñados por toda la paella, movemos la paila para que el arroz queda mas o menos repartido por toda la base y colocamos unas rajas de pimientos asados por encima.
Si hiciera falta rectificamos de sal.
Dejamos que el arroz se cueza sin moverlo, solamente con un baiben de la paila, pero no con cuchara... unos 18 ó 20 minutos, depende del arroz elegido.
Se debe controlar el fuego, pues no tiene que quedar muy alto.

Para terminar, se saca la paella del fuego y se deja alejado de él,
se cubre con unos palos cruzados y se pone un paño sobre ellos,
se deja reposar unos minutos, 4 ó 5... depende de la paciencia de los comensales.
Se destapa y se pone en el centro de la mesa. lo suyo es comerlo compartiendo paila.

Si os gusta se acompaña con unas aceitunas negras caseras, que ya os dejaré en breve la manera de prepararlas, y unos cascos de cebolla cruda y de calidad, eso siempre se hizo en mi casa, lo que me trae unos recuerdos maravillosos.
Por supuesto a los paneros, un trocito de buen pan casero y una cerveza o vino de la zona...

Ya solo queda disfrutar de tan delicioso plato. o como en esta ocasión de tan deliciosa y gran paella.
Todo esto en buena compañía y en un día sin prisas.

lunes, 22 de enero de 2018

TARTA DE MANZANA

Entramos en una nueva semana y como hace ya unas cuantas entradas que no os elaboro nada dulce, hoy quiero dejaros una deliciosa tarta de manzana...que para mí éstas y las de queso son las que más me gustan.

Sigo buscando recetas con manzana y ahora que estamos en temporada de ellas y las encontramos en todos los establecimientos con un sabor de lo más rico... me he decidido  preparar la receta de hoy con ellas.

Las tartas de manzanas las podemos encontrar de una y mil maneras... yo cada vez que veo una en internet... me dan ganas de probarla y esta que os dejo, nada más verla, me enamoró. se que os va a gustar mucho... tiene un sabor muy rico... la base es una masa muy fina y crujiente, no es tipo bizcocho... a mí me ha encantado...


La receta de esta tarta es de nuestra compañera bloguera Pepi (Sopa de Sopa ) que la preparo este año pasado, yo todavía la tenía en pendientes... aún recuerdo el sabor tan rico de la masa, base de esta tarta... y de esa cremita que queda por encima.... deliciosa...
Felicidades por la tarta Pepi ... la saboreamos con muchísimo gusto.


Ingredientes

350 g de harina
200 g de mantequilla a temperatura ambiente
200 g de azúcar glas
2 huevos
2 cucharaditas de canela en polvo
pizca de sal

para el relleno 
2 ó 3 manzanas Golden, depende del tamaño
3 cucharadas de azúcar
1 vaso de leche, un poco menos
3 huevos
1 cucharadita de brandy

Para decorar
3 cucharadas de mermelada de albaricoque
1 limón

Elaboración

En un bol ponemos la harina, en el centro colocamos la mantequilla troceada, el azúcar, los huevos, la canela y la sal.
Amasamos todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.
Formamos una bola y la envolvemos con film transparente.
Dejamos reposar la mezcla unos 30 minutos en el frigorífico.
Untamos una bandeja de horno con mantequilla y ponemos encima papel de hornear.
Extendemos la masa y forramos la bandeja del horno.
Pinchamos el fondo de la masa con un tenedor y reservamos en el frigo.
Pelamos las manzanas y las rociamos con el zumo de medio limón.
Cortamos las manzanas en láminas finas y las colocamos sobre la masa.
Batimos los huevos, la leche, el azúcar y el brandy y vertemos esta mezcla sobre las manzanas.
Metemos la bandeja en el hono y cocinamos unos 30 minutos a 200ª.
En un cazo ponemos la mermelada y el zumo de medio limón.
Cocemos unos dos o tres minutos, hasta que quede ligera la mermelada.
Retiramos la tarta de manzana del horno y la pintamos con esta mermelada.
Metemos 5 minutos al horno.
Sacamos y ya tenemos lista nuestra tarta.
Dejamos enfriar y cortamos en porciones. Lista para degustar esta deliciosa tarta de manzana.

Vamos, animaros y me contáis...