lunes, 20 de febrero de 2017

MAGDALENAS CASERAS

¿ A quien no le gusta una buena magdalena ?
Creo que a muy pocos... 
y es que no hay nada más rico que hornearlas y degustarlas...

Sin duda el mundo de las magdalenas me fascina...
me encanta elaborarlas y siempre ando buscando la mejor receta...que bien huelen al hornearlas...
todas suelen salir con buen sabor al paladar y poco a poco he ido comprobando que para que quede ese copete tan distinguido y que a veces no es tarea fácil...
se puede conseguir siguiendo una serie de truquillos...
si los lleváis a cabo tenéis asegurado unas deliciosas magdalenas caseras con cuerpo.
Lo primero de todo es tener preparados todos los ingredientes, mejor si las cantidades las tenemos pesadas, después dejarlos a temperatura ambiente mínimo media hora.
Los ingredientes que utilicemos siempre de primera calidad.
Para que una magdalena esté esponjosa la clave está en el aire que le demos a la masa, para ello tenemos que batir mucho la mezcla y a gran velocidad. Lo mejor es hacerlo con una batidora con varillas.
Una vez que tenemos la mezcla hecha, debemos dejarla reposar, la dejaremos bien tapada una hora mínimo en el frigorífico, este paso para mí es uno de los más importantes.
Con el reposo ayudaremos a activar la levadura química, se puede dejar incluso la noche de antes en el frigorífico.
Otro de los puntos importantes a la hora de un buen levado y horneado es que la temperatura del horno esté alta y que el horno lleve un tiempo suficiente encendido para que al introducir las magdalenas haya contraste de temperatura entre éstas y la del horno, o sea, la masa de las mismas debe de estar fría y el horno bien caliente.
Como sabemos la mezcla de estos dulces es más bien líquida por lo que hay que meterlas en moldes rígidos para que no pierdan su forma al hornearlos. Bien podemos rellenar unas capsulas de papel y luego éstas meterlas en moldes rígidos.
No debemos rellenar nunca los moldes completamente pues se nos saldría la mezcla al coger temperatura y perderían la forma, siempre es conveniente rellenar unos dos tercios del molde.
Si queremos que nos quede un copete con costra, justo antes de hornear le ponemos un poco de azúcar por encima, pero no por toda la superficie, solo un poquito y toda en el mismo sitio.
Las magdalenas se deben hornear en el punto medio del horno, ni muy arriba ni abajo del todo.
Una vez que las introducimos la temperatura del horno debe de estar entre los 190º ó 200º.
Y por último, nunca debemos abrir el horno mientras se están haciendo, lo mismo que cualquier bizcocho.
Con todas estas pautas a seguir vuestras magdalenas deben salir deliciosas.
Os apetece una ?

  Por dentro quedan de lo más jugosas y esponjosas.... con un sabor delicioso....


Esta receta es del libro de Xabier Barriga "Pan, Hecho en casa y con el sabor de siempre"
Él le pone aceite de girasol y yo utilizo aceite de oliva, que para mi gusto están más buenas.

Ingredientes:

2 huevos L
175 g de azúcar, si no os gustan muy dulces quitarles unos 20 g.
60 ml de leche entera
190 ml de aceite de oliva suave
210 g de harina de reposteria
medio sobre de levadura Royal
una pizca de sal
una ralladura de limón, o de naranja

Elaboración:

Ponemos los huevos en un bol y le agregamos el azúcar.
Batimos con el batidor de varillas hasta que quede una mezcla espumosa.
Mezclamos la leche con el aceite y se lo vamos añadiendo poco a poco a la mezcla.
En otro bol mezclamos la harina con la levadura y la sal.
Añadimos poco a poco esta mezcla de harina a la de huevos batidos de forma un poco más lenta.
Incorporamos la ralladura de limón mezclando bien para que se reparta por toda la masa.
Subimos la marcha un poquito y terminamos de mezclar todos los ingredientes de nuevo.          
Tapamos la masa con un paño o con film y metemos en el frigorífico una hora más o menos.
Repartimos la masa en las cápsulas de papel para magdalenas y las metemos en moldes rígidos o dentro de flaneras.  
Rellenamos unas tres cuartas partes, nunca hasta arriba del todo.
Echamos un poco de azúcar por encima.
Metemos los moldes en el horno previamente caliente a 200º unos 15 ó 18 minutos, depende del tamaño de las magdalenas y según horno.
Nunca debéis abrir el horno mientras se están haciendo las magdalenas.
Sacamos del horno, dejamos un par de minutos que enfríen un poco y las sacamos del molde rígido.
Dejamos enfriar completamente. Listas para disfrutar comiéndolas.

lunes, 13 de febrero de 2017

CODILLO DE CERDO ASADO AL HORNO

A los que nos gusta cocinar encontrar recetas con un sabor maravilloso es un lujo...
Sin duda hay platos que te dejan un sabor de boca tan delicioso que cada bocado te sabe a poco
y éste plato es uno de ellos.
Que bien olía al cocinarlo y que bien sabía al degustarlo....
un plato tan bueno como éste hay que probarlo aunque sea solamente una vez.
El codillo lo he comido en alguna ocasión pero no lo había hecho en casa hasta ahora.

La receta me la ha dado Marta, una chica encantadora que comparte nuestra misma afición...
cocinar y sobretodo disfrutar cocinando, ella trabaja en un supermercado cerquita de casa.
Allí compre estos dos codillos de jamón por recomendación suya, me dio varias opciones para cocinarlos
 y yo me decanté por ésta.
"Sin duda ha sido un acierto total."
Gracias Marta por esta delicia y por otras recetas que también has compartido conmigo.
En breve las pongo en marcha.
Así da gusto comprar, con que simpatía tratan a los clientes y si encima te vienes con recomendaciones e ideas para preparar cosas tan ricos como esta... Mil besosssss guapaaaa !!!

  Estos codillos asados y con ese sabor tan particular que le aportan las hierbas bien pueden servir para la celebración del día de San Valentín...
A tod@s los que lo celebréis pasad un estupendo día... !!! Feliz día Amor !!!
por cierto el amor puede ser a un hijo, un amigo, familia, mascota.... cada cual que lo dedique a quien quiero o a lo que quiera...
Tened una feliz semana !!!


El codillo de cerdo es la pieza de carne que se encuentra entre la pata y el jamón.
Entre los dos huesos que forma el codo de la pierna del cerdo, de ahí viene su nombre codillo,
Es una carne económica con la que podemos preparar platos deliciosos.

Suelo dejarme aconsejar por los profesionales que cada día visitamos haciendo nuestras compras porque sus recetas son siempre un gran acierto, si preguntáis en las pescaderías, carnicerías, o verdulerías por alguna elaboración con el producto que compremos de sobra se que siempre saldrá bien, Gracias a tod@s los que aportáis un granito en este blog.

En las fotos vemos el antes y después de los codillos asados... os lo recomiendo, están riquísimos.


Es una receta sencilla pero riquísima, lo que si necesitamos es tiempo para elaborarla, ya que esta carne necesita algo más de dos horas para que quede tierna.
Se puede hacer directamente en el horno, yo he seguido los consejos de Marta y previamente los he cocido antes de hornearlos.

Y si queréis terminar este día con un postre para enamorar... tomad nota del que os dejo
 PANNA COTTA DE FRESA con sabor a amor...



Ingredientes:

2 codillos de jamón
1 cebolla mediana
1 ó 2 zanahorias
1 manzana
1 vaso de caldo o de agua
1 copita de brandy
una ramita de tomillo
una ramita de romero
1 hoja de laurel
pimienta negra molida
aceite de oliva
sal

Elaboración:


Si no están limpios los codillos, les quitamos la grasa que envuelve alrededor y los lavamos bien.
Dejamos escurrir.
Ponemos una olla al fuego con agua, una hoja de laurel y un poco de sal, cocemos los codillos una hora y cuarto más o menos.
Si los cocinamos en olla rápida unos 10 ó 12 minutos, más o menos, desde que empieza a hervir.
Sacamos la carne de la olla de cocción.
Podemos reservar un vaso de este caldo para ponérselo en la cocción al horno.
Preparamos una fuente de horno con un buen chorreón de aceite de oliva, como dos o tres cucharadas.
Sobre la base colocamos una cebolla cortada, la manzana sin piel y a tozitos, las zanahorias en rodajas y los codillos encima.
Espolvoreamos con sal y pimienta y colocamos las ramitas de tomillo y romero y la hoja de laurel.
Echamos el brandy o vino y el caldo de carne.
Metemos al horno previamente caliente a 200º y cocinamos una hora o un poco más.
De vez en cuando vamos dándole la vuelta a los codillos y los regamos con el caldo.
Cuando veamos que ya están hechos los sacamos.
Reducimos la salsa si hiciese falta y trituramos si nos gusta más.
Yo he dejado la verdura sin triturar ya que en foto estéticamente queda mejor así.
Después la triture un poco.
Podemos acompañarlos con unas patatas al horno, un puré o un arroz blanco...

miércoles, 8 de febrero de 2017

VERDINAS CON LANGOSTINOS

En una entrada anterior os hable de mi último viaje a Santiago. Una ciudad que me encanta y que he visitado en varias ocasiones. Un placer pasear por sus calles, ver sus monumentos y degustar su gastronomía....
Lo que pude disfrutar allí, además las veces que visite el Mercado de Abastos de Santiago, situado al lado del hotel donde nos albergamos, un mercado muy famoso y según me dijeron los compostelanos, el segundo lugar más visitado de la ciudad, después de su Catedral.
Es grandísimo, uno de los cinco más importantes de España, construido en 1941, si visitáis Santiago de Compostela no dejéis de visitarlo, preciosa arquitectura y productos de la tierra de lo más frescos, gran variedad de verduras, carnes, pescados, mariscos, quesos, vinos, licores...
en fin que como no podía ser de otra forma disfrute a lo grande... además de adquirir algún que otro producto tradicional de la zona.
A las vendedoras de los puestos donde compre les pregunté por alguna que otra receta para elaborar los platos con esos productos, muy amables me dieron sus recetas familiares entre las que se encuentra la que os he preparado hoy...
unas verdinas con langostinos, que a pesar de ser esta legumbre asturiana en vez de gallega, se puede encontrar fácilmente en este mercado, su precio más elevado que cualquier otra legumbre, y es por la baja producción de esta delicia.
Cómo he disfrutado comiéndolas, saboreando lentamente cada bocado, pues este producto es para eso, para paladear cada cucharada, comer lentamente para saborear tan delicioso bocado... unas alubias que destacan por su sabor y delicadeza.
Una receta que tengo que agradecer a Mercedes, esa chica del Mercado de Abastos que amablemente me dio la receta de su madre...si alguna vez lee esta entrada que sepa que nos encantó y disfrutamos del buen sabor de tan deliciosa elaboración. Gracias por compartir tu receta familiar. !!!


Las verdinas son unas alubias de tamaño pequeño, de piel fina y color verde esmeralda.
Debido a la escasa de producción anual se considera un producto gourmet, la joya de la familia de las legumbres. Me aconsejaron elaborarlas con marisco.


Y vamos con la receta, que hoy os dejo un plato de cuchara de lujo. Sabor y textura...delicioso...

Ingredientes:

300 g de verdinas
3 ó 4 langostinos por persona
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
1 tomate maduro
1 pimiento verde
aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón
sal
agua
la parte verde de un puerro
1 zanahoria

Elaboración:

Ponemos las verdinas en remojo la noche anterior.
Una vez hidratadas las escurrimos bien de ese agua.
A los langostinos le quitamos la cabeza y las cascaras.
Hacemos un fumet con las cabezas y la piel de los langostinos.
En un cazo mediano ponemos una cucharada de aceite de oliva, echamos las cabezas y cascaras de los langostinos y los sofreímos un par de minutos, echamos un poco de sal y cubrimos bien con agua, ponemos un trozo de puerro o cebolleta y 1 zanahoria cortada.
Cocinamos unos 20 minutos, apartamos y colamos.
Ponemos una cazuela con agua y echamos las legumbres. no demasiada agua, unos dos dedos más por encima de las verdinas, ya que luego le vamos a añadir el fumet, comenzamos a cocinarlas a fuego medio unos 45 ó 50 minutos. Si estuvieran duras dejamos cocinar un poco más, esto depende también de la dureza del agua que utilicemos.
Si hiciera falta agua se la añadimos un poco  pero fría.

Mientras hacemos un sofrito.
En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva, como dos o tres cucharadas y sofreímos la cebolla cortada en brunoise fina. Ponemos un poco de sal. Añadimos el ajo cortadito.
Se pocha todo y agregamos el pimiento cortado también pequeño.
Sofreímos un par de minutos e incorporamos una cucharadita de pimentón y enseguida el tomate rallado. Terminamos de hacer el sofrito, tapamos y reservamos.
Una vez cocidas las legumbres, sin que lleguen a estar demasiado hechas, les retiramos agua si tuvieran y le añadimos el sofrito, removemos y cubrimos con fumet, mezclamos bien para que se unan todos los sabores y dejamos cocinar unos cinco o diez minutos. Tiene que hervir el caldo.
Incorporamos los langostinos y dejamos unos cinco minutos más cocinando con las legumbres.
Apartamos y dejamos reposar un par de minutos. Listas para saborear tan delicado bocado.

jueves, 2 de febrero de 2017

SOBAO PASIEGO XL

Hola amig@s !!!
Comenzamos ya el segundo mes del año, como pasan los días... y en esta ocasión con celebración y todo... Hoy día de la Candelaria y de la Purísima....
y para celebrarlo un trocito de este dulce que os dejo hoy.
Hace bastante tiempo que tenía anotada esta deliciosa receta en mi larga lista de pendientes, me la dio una chica en el trabajo que la había visto en internet aunque no sabía quien era su editora, por lo que he visto hay muchos blog que la tienen publicada...y es normal... porque está más que rico.
Yo lo he elaborado en versión XL, aunque se puede hacer de forma individual, hay varios sitios en internet donde venden las  capsulas de papel típicas para estos bizcochos y también hay algunos blog donde te enseñan a prepararlos caseros.
El sabor es buenísimo y la preparación de lo más sencilla, solamente hay que ir mezclando y batiendo los ingredientes, el resto ya se sabe... meter al horno y cocinar.
Por último disfrutar de su delicioso sabor que es igual a los comerciales y encima sin conservantes.
Si os animáis ya me contaréis... !!!
Aprovecho para felicitar a mis amigas, a mi prima y alguna que otra bloguera que también celebra hoy su onomástica... 
      !!! FELIZ Día de la Candelaria y de la Purisima !!!



Tanto el nombre de Candelaria como el de Purificación tienen su origen en la fiesta que celebra la Iglesia, el cuadragésimo día del Nacimiento de Jesús, 2 de febrero, como cierre del periodo navideño.
La fiesta de la Candelaria es antigua y cuenta con una variedad de tradiciones que giran en torno a ella. Esta celebración en mi pueblo se lleva a cabo en el fin de semana y en ella se presentan a los niños y niñas nacidos durante el año pasado y hasta la fecha de la fiesta. 
El nombre de la celebración es
PRESENTACIÓN DEL NIÑO JESÚS EN EL TEMPLO Y DÍA DE LA CANDELARIA.
En mi parroquia al igual que en numerosas de toda España y fuera de ella, la jornada comienza con la bendición de las candelas seguido de la procesión que da comienzo a la misa y a continuación tiene lugar la Bendición de los bebés nacidos y / o bautizados en el año 2016...
estos bebés pasan por el manto de la Purísima.
Al finalizar el acto religioso se sortean dos tortas entre los niños presentados a la Virgen.

Antiguamente era costumbre ofrecer unas tortas o bizcochos al Templo... elaborados por las religiosas o panaderas, a dicha celebración, al final de la misma se troceaban y se compartían entre los asistentes, además se soltaban dos palomas o tórtolas,  la cosa ha cambiado un poco... y la historia os prometo contárosla en breve, que es muy bonita... tomo nota de lo que me cuenten las personas mayores que han vivido esta festividad y os lo pongo...

El sobao pasiego es un postre típico de la gastronomía cantábrica, de la comarca de los Valles Pasiegos.
Antiguamente el sobao pasiego se elaboraba con masa de pan y mantequilla, a la que se le añadía huevos, ralladura de limón y anís o ron.
El azúcar no se encontraba entre los ingredientes originales , ya que era un elemento más bien de lujo y no al alcance de todos, por lo que en un principio no se endulzaba y después se le puso miel.
A la operación de amasar, dejar dormir o reposar la masa y volver amasar de manera más ligera y suave, se le llama sobar la masa, de ahí el nombre de este dulce.
Si queréis que salga con color doradito utilizar huevos caseros.

Ingredientes:

250 de mantequilla de buena calidad
250 g de azúcar
250 g de harina
3 huevos
1 sobre de levadura
pizca de sal
ralladura de medio limón

Elaboración:

Encendemos el horno a 180º.
Dejamos a temperatura ambiente la mantequilla, si vemos que está demasiado dura la metemos unos  20 ó 30 segundos en el microondas.
Con las varillas eléctricas la batimos bien. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo unos segundos.

Echamos los huevos de uno en uno, y batimos. Hasta que no esté bien incorporado cada huevo no ponemos el siguiente.
A continuación añadimos la harina tamizada con la levadura y la sal. Mezclamos todo e incorporamos la raspadura de limón. Mezclamos de nuevo todo bien.
Echamos la mezcla en un molde cuadrado o rectangular no demasiado grande, o en moldes de papel individuales especiales para sobaos.
Horneamos a 180º unos 30 minutos, si lo hacemos en el molde grande, si son pequeños con 15 minutos estarán, Ya sabéis que cada horno es un mundo, tened cuidado no se nos queme.
Sacamos del horno el sobao y lo dejamos enfriar.
Cortamos en porciones y listo para tomar. Bueno no... buenísimoooo !!!