lunes, 3 de abril de 2017

POTAJE DE GARBANZOS CON BACALAO PARA SEMANA SANTA

Ya estamos en vísperas de Semana Santa y en todas o en casi todas nuestras cocinas estamos elaborando platos tradicionales de esta época...
Tengo en el blog algunas recetas de potaje de Semana Santa, pero en esta ocasión os voy a dejar un potaje muy sencillo y que se puede elaborar, o mejor dicho que se puede terminar de dos formas diferentes, con un ligero cambio una forma de otra...

Mi hermana Mª José, y a la que le mando un beso muy grandeme preguntó que le pasara una receta sencilla de potaje con bacalao ... y para que tenga la receta a mano y vea el resultado decidí prepararlo y así cuando le apetezca puede consultar como preparar el plato.

Digo que os lo voy a poner de dos formas pues una os dejo el Potaje en crudo, como suelo llamarlo, y el otro haciéndole un sofrito para añadirlo a media cocción, que tiene un poco de más trabajo, pero muy poco, y el resultado al comerlo varia un poco, es más consistente.
El que se prepara en crudo es más sano y al que le hacemos el sofrito las calorías aumentan un poquito, por eso de que hemos frito alguno de los ingredientes, pero está más sabroso.
Yo en esta ocasión solamente le he puesto garbanzos, pero lo suyo es ponerle también habichuelas.
El bacalao puede ser salado, o desalado, en lomos o en trozos.
He optado por poner trozos de bacalao desalado de venta en cualquier supermercado en refrigerados,
así es más rápido preparar este potaje y queda también muy bien.
De una u otra manera están muy ricos... son bien parecidos...
podéis ponerle un trocito de pan frito y un diente de ajo frito picado en mortero y añadirlo al final así espesará un poco el caldo. yo no lo he puesto en esta ocasión, pero si lo he preparado con el sofrito...
incluso en esa picada podemos ponerle un puñado de almendras...queda de lujo...
espero que os gusten y que me contéis como hacéis vuestro potaje para estos días, que ya se sabe...
en cada casa lo hacemos distinto... pero los resultados siempre son ricos.

Feliz semana y mes de abril !!!



Nada más rico que tomarnos con el café y como postre un rosco frito de Semana Santa...
os dejo en próxima entrada la receta.... que están pa chuparse los dedos.... ahora calóricos... son un rato....
pero están deliciosos....
Este potaje lo he preparado sin espinacas que le van estupendamente, si vosotros se las queréis poner, al final de la cocción cuando le ponemos el bacalao las podemos echar al guiso.
Yo cuando le pongo espinacas o acelgas las escaldo un par de minutos en un poco de agua para quitarles un poco de amargor al caldo y luego bien escurridas se las pongo al guiso.

Ingredientes:

1/2 kilo de garbanzos
300 g. de trozos de bacalao desalado
1 cebolla
1 ó 2 tomates maduros
3 ó 4 dientes de ajo
1 patata mediana
1 cucharada de pimentón dulce
aceite de oliva
agua para cocer los garbanzos
1 hoja de laurel
1 zanahoria

Si lo hacemos con sofrito
necesitamos una cebolla mediana más y un diente de ajo más. Uno de los tomates se pondría al cocer los garbanzos y el otro en el sofrito.
Si tenemos pimientos verdes salados secos, le ponemos uno al final de la cocción cuando le echamos el bacalao que le queda de lujo a este guiso.

Elaboración 

Dos opciones para preparar el potaje:

1-Para preparar en crudo el potaje... sencillo y sin apenas calorías... 

La noche anterior ponemos los garbanzos en agua y los dejamos hasta el diía siguiente.
Tienen que cubrir totalmente los garbanzos por lo menos dos o tres dedos por enciam de ellos, si vemos que se quedan sin agua le volvemos a poner más.
Al día siguiente escurrimos bien el agua de los garbanzos.
En una olla, más bien alta, ponemos agua, como la mitad de la olla, a hervir.
Una vez que comienza a hervir le echamos una cebolla pelada pero entera, los dos tomates pelados,
la zanahoria pelada y cortada en dos o tres trozos, unos dientes de ajo, la hoja de laurel y un trocito de bacalao, para que vaya tomando sabor el caldo.
También le podemos poner unas habichuelas verdes, de las redondas, que le queda muy ricas.
Dejamos hervir de nuevo el caldo y cuando comience de nuevo echamos los garbanzos escurridos,
dejamos nuevamente hervir y le ponemos una cucharada de aceite y un poco de sal, muy poca que luego el bacalao también le aporta, mejor corregimos del punto de sal al final de la cocción.
Agregamos la patata cortada en trozos medianos y un poco de pimentón dulce.
Yo también le pongo un poco de azafrán.
Los garbanzos suelen tardar en cocer unos 50 minutos, así que cuando le falten unos diez minutos para terminar le echamos el bacalao y terminamos de hacer.
Podemos triturar la cebolla y un trozo de zanahoria una vez cocida y echarla al caldo de nuevo.
Si hacemos eso entonces dejamos un par de minutos hervir el caldo para que se integre bien.
Apartamos el guiso del fuego.
Lo dejamos reposar unos minutos y listo para degustar. mejor si lo preparamos de un día para otro,
ya se sabe que estos platos ganan mucho si se dejan reposar.

2 - Si preparamos el potaje con un sofrito, cambia un poco la elaboración y con alguna caloría más.

Una vez que tenemos los garbanzos hidratados la noche anterior y bien escurridos,
ponemos una olla al fuego con agua, cuando rompa a hervir le echamos luna cebolla entera y sin piel, un tomate entero pelado, una zanahoria grande cortada en tres trozos, dos o tres dientes de ajo y la hoja de laurel.
Dejamos que vuelva a hervir y le ponemos los garbanzos.
Siempre hay que poner los garbanzos cuando el caldo esté caliente.
Ponemos un poco de sal, muy poca y dejamos cocinar unos 30 minutos.
Mientras en una sartén hacemos el sofrito del guiso.
Ponemos dos o tres cucharadas de aceite en una sartén a fuego medio.
Partimos una cebolla mediana en trocitos y un diente de ajo laminado y lo echamos en la sartén.
Pochamos la cebolla y el ajo hasta que estén tiernos y casi transparentes.
Una vez que la cebolla está hecha apartamos del fuego y le ponemos una cucharada de pimentón, removemos y a continuación incorporamos un tomate maduro rallado.
Volvemos a poner en el fuego y dejamos de nuevo que sofría todo hasta que veamos que está bien hecho.
Apartamos del fuego la sartén y trituramos el sofrito en el vaso de la batidora, nos ayudamos poniendo un poco de caldo de cocción de los garbanzos.
A los 30 minutos más o menos de estar cociendo los garbanzos echamos el sofrito a la olla.
Seguimos cocinando y cuando le falten unos diez minutos para terminar de cocer los garbanzos le añadimos el bacalao.
Al ser el bacalao en trozos no necesita mucha cocción. Si son lomos o trozos grandes debemos ponerlo un poco antes para que se cueza bien.
Si tuviéramos un pimiento verde seco, de los que salamos y dejamos secar, podemos ponerlo a la vez que el bacalao, le da un sabor muchísimo más rico.
Una vez hecho apartamos del fuego y rectificamos de sal si hiciese falta.
Dejamos reposar unos minutos y listo para comer.
Mejor de un día para otro, gana mucho y espesa el caldo.

17 comentarios:

  1. Hola Puri menudo potaje has preparado, yo además le pongo acelgas y queda maravilloso aunque así sin más igualmente queda dlicioso,vaya maravilla de plato, ideal para estos días de semana santa.....Besss

    ResponderEliminar
  2. Es un buen potaje de vigilia, sin nada de grasa animal y con la austeridad que requiere la fecha. Yo ya he preparado el de trigo, mañana lo verás, muy rico también. Pero hoy nos vamos a comer éste que tiene que estar de muerte. Y aunque lo hago de las dos formas que nos explicas, me quedo con la del sofrito que es más sabrosa. ¿Y qué quieres que te diga de esos roscos? que son pá quitá el sentío.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. De las dos maneras este potaje queda delicioso y esos roscos tienen que estar de vicio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo no me conformo con que estos potajes solo se coman en esta época, son demasiado ricos como para no repetir a lo largo del año.
    Más sabroso con el sofrito si, pero también rico de la otra manera y es que estos días las calorías van incontroladas, jejeje.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  5. Lo que nos gusta un buen potaje !! Una cuchara en mano y somos felices querida Puri, así da gusto hcer penitencia, jejejeje!! un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Puri, vaya platazo que has preparado.
    Un potaje lleno de tradición y buenisimo.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho la propuesta de hoy, si no te importa pon un cubierto más a la mesa, un beset Puri

    ResponderEliminar
  8. Buenos días Puri. Un potaje riquísimo el que has preparado, cualquiera de las dos versiones esta bueno. Aunque so lo prefiero con el sofrito aunque con ello sume mas calorías. Este típico plato de cuchara son toda una delicia.
    Un beso Paco

    ResponderEliminar
  9. Que ricos los potajes, yo creo que no hay uno malo, este te ha quedado delicioso, besos

    ResponderEliminar
  10. Ay, Dios mio!!, que estos roscos me traen loca perdía, que me los llevo a todos lados, que me dan una alegría con decirte que les he puesto una cadenita y todo como a las mascotas para que me acompañen a todos sitios, si les he puesto una silla y todo al lado de mi despacho y es que son tan grandes y ricos que bien podrían convertirse en un compañero perfecto y ahora que lo pienso en una pareja perfecta, son grandes, ricos, tiernos y nunca me van a defraudar...vamos que ni el mismísimo Bratt Pit cumple tantos requisitos!!!.

    ResponderEliminar
  11. Que con el entusiasmo por los roscos ni te he dicho nada del potaje ni me he despedido con achuchón. Que el potaje tiene una pinta maravillosa amiga, pero mis roscos son mis roscos. Viva la semana Santa, viva, viva!!!!.

    Un besote enorme de mi rosco y mio con achuchón, bueno él con achuchón no que se espachurra.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  12. Desde luego es el mejor potaje para la Cuaresma, en mi casa nunca falta y se acompaña de postre con unos buenos roscos, mejor que mejor.
    Besos. lola

    ResponderEliminar
  13. ¡Me encantan las recetas de Semana Santa! y mira que a mí la semana santa en sí ni fú ni fa pero en cuanto a llenar la tripa ¡es una época estupenda!

    Este potaje en mi casa se ha hecho siempre con sofrito pero sin las espinacas que a mi madre no le sientan bien (y no se explica cómo a mí me gustan tantísimo y cómo se las pedía de pequeña si ella jamás me las puso en el plato)y siempre, siempre con garbanzos y habichuelas y a mí la mezcla de legumbres no me acaba de convencer.

    Me encanta que lo hayas compartido gracias a tu hermana y que así todos podamos tener la receta de tu casa

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Me gustan los potajes de Semana Santa, pero yo los hago todo el año, jajaja, en esta casa bendita se reclaman en todas las fechas y yo me dejo querer. Me ha parecido estupendo tu potaje ¡cómo no! es una maraviiiiiilla. Con algún toque diferente lo hago y a veces varío el procedimiento. Una amiga me ha pasado su receta hace unos días y tengo también que probarlo pues ella pone alcachofas, se me antoja muy rico, pues me pierden. Besos guapísima.

    ResponderEliminar
  15. A mi los potajes me gustan con sofrito y con de todo, aunque el de bacalao no es de mis preferidos la verdad. Al tuyo le metería mano seguro porque tiene un colorcito que despierta el apetito y ahora que todavía hace fresco hay que usar la cuchara todo lo que se pueda.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  16. Muy rico todo y felices fiestas para ti y toda tu familia un beso Puri

    ResponderEliminar
  17. Muy rico todo y felices fiestas para ti y toda tu familia un beso Puri

    ResponderEliminar